El renting

            Comenzamos esta empresa como cualquier otro emprendedor, con la idea de hacer crecer un negocio propio, pero también con la necesidad de hacer de este confuso mundo que es el vending, algo un poco más claro y que los posibles clientes que pudiésemos tener a futuro, viesen en nosotros una empresa en la que poder confiar y no sentirse "olvidados" una vez que han adquirido nuestros productos. Queremos llegar a ser, con el tiempo, una empresa referente de este sector en la que nuestros clientes disfruten de los mejores precios del mercado y además puedan confiarnos sus dudas y consultas con la certeza de obtener respuestas que respondan a sus intereses.

Por el momento comenzaremos por aclarar algunas dudas con respecto a las financiaciones de las máquinas expendedoras. Cuando adquirimos una máquina, podemos pagarla al contado o mediante financiación. Esta financiación puede obtenerse mediante un crédito bancario  o  mediante un sistema que se utiliza muy a menudo en este sector, el renting .

El renting es usado como sistema de financiación pero en realidad es un alquiler. Normalmente son los propios bancos los que mediante una financiera propia, procuran este sistema de financiación a las empresas. La solicitud es bastante sencilla ,y por norma general es la empresa que vende el producto la que suele encargarse de su solicitud una vez el cliente le entrega la documentación  necesaria, por lo que para el cliente que solicita el renting es bastante sencillo, pero a la vez se queda al margen de todos estos trámites y no es debidamente informado de los mismos por las empresas que venden las máquinas.

Como hablábamos, es un alquiler de un bien, en este caso una máquina expendedora por un tiempo determinado. Una vez que el cliente tiene concedido el renting la empresa que vende la máquina , la cobra, por lo que de alguna manera queda ya al margen de la operación. El cliente firma un contrato de tiempo determinado con la empresa concesionaria del renting, esta a su vez, será la dueña de la máquina durante dicho periodo de tiempo y el producto sujeto a renting (la máquina) queda protegida por un seguro a todo riesgo, por lo que cualquier incidente durante el periodo de renting quedará cubierto. Para el cliente fiscalmente hablando el renting es un producto muy interesante, pues se desgrava a hacienda. En resumen el banco compra una máquina que le alquila al cliente.

Ventajas del renting a nivel financiero

- Más barato: nuestros clientes se benefician de los descuentos que obtenemos de fabricantes y concesionarios por volúmenes de compras.

 - Sencillo, cómodo y servicio de calidad: nuestro equipo de expertos se ocupa de la GESTÓN COMPLETA de todos los servicios incluidos.

 - Disfrute del bien sin desembolso inicial. Sin comisiones.

 - Simplifica el cálculo presupuestario: la cuota permite programar fácilmente las previsiones de pago.

 - Menos riesgos: el cliente no asume los costes de la venta del bien.

 Ventajas Fiscales y contables del Renting (para sociedades y personas físicas con actividad):

 - Cuota de renting considerada 100% gasto fiscalmente deducible en el impuesto de sociedades así como en IRPF.

 - El IVA de las cuotas es compensable en las declaraciones de IVA.

 - Mejora la liquidez: los bienes alquilados no figuran en el inmovilizado.

 - No se registra contablemente ninguna deuda: no merma capacidad de endeudamiento.

 Alquile aquellos bienes que se deprecian más y no son críticos para su negocio, y le permitirá dedicar su inversión a bienes productivos e incrementar su rentabilidad.

¿Qué ocurre cuando el periodo de renting finaliza?

 Por norma general se finaliza el contrato con la entidad de renting y si se desea se inicia un nuevo renting con un producto nuevo, pero las entidades concesionarias no desean ese bien para nada, porque con los intereses cobrados ya han ganado dinero, por lo que  también puede realizarse un  pago final como valor residual del bien alquilado, que pasará a la propiedad del cliente.

Algunos problemas con los que nos hemos encontrado durante estos años, es que algunos clientes que han tenido alguna incidencia técnica con su máquina financiada mediante renting, desconocen que esa máquina no es propiedad de la empresa que se la ha vendido, si no de una financiera y cuando llaman a la empresa para que les ayuden, esta hace oídos sordos (ya han cobrado) y ahora es la financiera la que ha de darles orden de reparación una vez el seguro se ha hecho cargo porque en realidad la dueña de la máquina es la financiera.

Este tipo de "malentendidos" son los que deseamos evitar, creemos firmemente que el sistema del renting es un estupendo sistema para la financiación de estos productos para la empresa, ya que por norma general, las máquinas venden como mínimo el importe del coste mensual , fiscalmente es beneficioso y demás suele reportar beneficios económicos , pero siempre sin intentar disfrazar los trámites, queremos ser totalmente francos porque creemos que así también se  puede hacer negocios.

Evidentemente el renting a nivel financiero, tiene muchos más matices, pero esta ha sido una forma sencilla para que todo el mundo que no está familiarizado con este tipo de gestiones , pueda entender qué es y cómo se realiza este tipo de "financiación".